Liga Profesional

El primer aniversario de Racing campeón

Hace un año, con Eduardo Coudet en el banco y Licha López como gran figura, la Academia se quedaba con la Superliga tras empatar ante Tigre. La fiesta fue en el Obelisco: se juntaron más de 50 mil hinchas para celebrar con todo el plantel

Por Federico Del Río

Racing campeón(Fotobaires)

Racing campeón | Fotobaires

Tuvo que sufrir. ¡Cuándo no! La historia de Racing conoce de capítulos difíciles, complicados. Pero cuando llegan los buenos, los de disfrutar, vale la pena todo el recorrido. Y hace apenas 12 meses se dio uno de esos momentos para la Academia. Después de un 1-1 frente a Tigre, en Victoria, el equipo de Eduardo Coudet pudo gritar campeón y quedarse con la Superliga Argentina. Eso sí, tuvo que esperar hasta el último minuto porque otro gol de su rival o uno de Defensa y Justicia podían estirar la definición hasta la última fecha.

Racing había llegado con una ventaja de cuatro puntos sobre los de Florencio Varela, a los que tenía que recibir en el partido final de la Superliga. Y, claro, nadie en Avellaneda deseaba tener que jugarse el título en un mano a mano contra los de Beccacece. Entonces, un triunfo ante Tigre liquidaba todo y así parecía encaminarse cuando en el inicio del segundo tiempo Augusto Solari puso el 1-0. Encima, en Varela convirtió otro Augusto (Liotti, formado en Racing) para Unión y ya la fiesta estaba completa. Sin embargo, Defensa empató enseguida y Tigre también marcó el 1-1 en el final del partido.

Por suerte para los corazones racinguistas, rápidamente terminaron ambos encuentros y llegó el desahogo, la euforia, los abrazos y los festejos medidos porque no había hinchas a quien poderles ir a dedicar la nueva estrella que había conseguido Licha y compañía. Pero no tardó mucho en llegar la fiesta racinguista. El plantel emprendió el regreso de norte a sur y en el camino se subieron a un micro descapotable que se encontró con una marea humana en la 9 de Julio. El Obelisco fue el epicentro de la celebración de la Academia.

Fueron más de 50.000 personas las que se acercaron hasta allí para festejar un título después de cinco años, un lapso relativamente corto si se compara con las esperas anteriores: de 1966 a 2001, y de 2001 a 2014. Y los festejos se estiraron por unas largas horas: el micro casi que no podría avanzar ante tanta gente que lo rodeaba y los futbolistas gozaban desde ahí arriba. Hasta el siempre medido Lisandro López estaba enloquecido celebrando su doble conquista: además de ser campeón, fue el goleador del campeonato con 17 tantos, cinco más que Gigliotti, su escolta, de Independiente.

La vuelta olímpica y el trofeo de la Superliga tuvieron que esperar una semana más, hasta el partido con Defensa y Justicia en el Cilindro, que terminó empatado también por 1-1. Fue un encuentro sólo para la estadística porque Racing ya se había asegurado el título en Victoria. Ocurrió hace apenas un año, pero para los hinchas de la Academia siempre será una fecha inolvidable la del último día de marzo porque revivirán las imágenes y se enorgullecerán de gritar campeón nuevamente.

Comentarios