Opinión

Un triunfo en Italia que llevó 11 años de espera

En el 2001, la Selección de Bielsa venció a Italia como visitante con goles del Kily González y Hernán Crespo. Fue la segunda vez que Argentina festejó en la casa de la Azzurra: antes sólo le había ganado, y por penales, en el Mundial 90

Por Federico Del Río

Hernán Crespo, un mes después de esa victoria ante Italia, festeja ante Venezuela(Fotobaires)

Hernán Crespo, un mes después de esa victoria ante Italia, festeja ante Venezuela | Fotobaires

Históricamente, el historial entre Argentina e Italia fue favorable para la Azzurra. Hasta el cruce del Mundial 90, sumaban seis triunfos, cuatro empates y apenas una derrota en un amistoso disputado en 1956, en el estadio Monumental. Aquel equipo de Bilardo los dejó afuera de su propia Copa del Mundo en las semifinales, con las manos mágicas de Goycochea en los penales y toda la bronca que descargó Maradona después de los insultos y los silbidos de los tifosis. Después de esa alegría, tuvieron que pasar 11 años para que Argentina volviera a conseguir una victoria en Italia. Y lo logró gracias al equipo que dirigía Marcelo Bielsa en el Estadio Olímpico de Roma.

Germán Burgos; Claudio Vivas, Roberto Ayala, Walter Samuel; Javier Zanetti, Diego Simeone, Juan Pablo Sorín; Juan Sebastián Verón, Pablo Aimar, Cristian González; y Hernán Crespo fueron los 11 elegidos por el Loco para enfrentar a un equipo que tenía figuras como Buffon, Cannavaro, Maldini, Vieri e Inzaghi. Stéfano Fiore puso en ventaja a Italia a los 26 minutos del primer tiempo, pero Argentina se recuperó rápidamente e igualó gracias a un zurdazo al ángulo que clavó el Kily González. En el inicio de la etapa final fue Crespo el que ganó un anticipo en el área y puso el 2-1 final.

Fue una gran actuación de la Selección de Bielsa ante un rival de primera línea y a domicilio. Plasmó las ideas que pretendía el técnico, se hizo dueño de la pelota y del partido, y no pasó sobresaltos más allá de haber arrancado perdiendo. “Argentina está entre los tres mejores equipos del mundo y esta noche no nos dejó tocar la pelota. Lo puso de manifiesto ante nosotros con posesión de la pelota, con dinámica, continuidad y contundencia”, analizó Maldini, capitán de aquella selección italiana que dirigía Giovanni Trapattoni. Y hasta se permitió bromear sobre la superioridad que había padecido: “Nos ganaron divirtiéndose con su juego de técnica y dinámica, pero yo debo decir que me divertí menos porque no vi la pelota”. 

En la sala de conferencias del Olímpico de Roma, Bielsa fue un poco más cauto, fiel a su estilo. “Ganar nunca es irrelevante, pero tampoco hay que sobredimensionar esta victoria porque se trató de un amistoso. En encuentros de otro tipo es una cosa distinta. De los partidos internacionales ante las potencias, ésta fue la victoria más importante”, comentó el DT en el que fue, tal vez, el momento más dulce de su ciclo. De hecho, un mes después retomó los compromisos por las Eliminatorias para el Mundial de Corea/Japón goleando 5-0 a Venezuela y desde las tribunas del Monumental se escuchó “que de la mano, del Loco Bielsa, todos la vuelta vamos a dar”.

Después de aquel triunfo del 2001, comenzó a emparejarse el historial contra Italia porque en 2013 también ganó Argentina en Roma (2-1 con goles de Ever Banega y Gonzalo Higuaín) y en la previa al Mundial 2018 se cruzaron en Manchester y ganó el equipo de Sampaoli con goles de Banega y Manuel Lanzini. Así, entonces, la Selección acumula cinco victorias contra la Azzurra (una por penales), cuatro empates y seis derrotas.

Comentarios