Opinión

Pusineri y sus 13 días frenéticos

Desde la derrota en el debut ante River a la goleada 5-0 sobre Rosario Central pasó de todo en Independiente y el DT supo mantenerse en su eje para revertir todo lo que ocurrió fuera del campo de juego

Por Pablo Giralt

Lucas Pusineri, DT de Independiente(Fotobaires)

Lucas Pusineri, DT de Independiente | Fotobaires

Cuánto ocurrió en tan poco tiempo desde el debut de Lucas Pusineri en el banco de Independiente. Y no me refiero sólo a lo deportivo. Como suele pasar en el fútbol argentino, pasan más cosas fuera del campo de juego que dentro. 

El Rojo perdió con River 2-1 en el Libertadores de América y las sensaciones del estreno fueron buenas pese a la derrota y a la expulsión de Alexander Barboza. Hago mención a la misma porque una semana más tarde la historia se repetiría y las repercusiones cobrarían una dimensión inimaginable.

Tras el estreno con River, llegó la visita a la Bombonera e Independiente no pudo sacar ventaja vs. los dirigidos por el Miguel Ángel Russo, que desde los 20' jugaron con diez por la temprana expulsión de Izquierdoz. Su equipo cumplió una correcta labor y transformó a Marcos Díaz en figura. Pero el comienzo de una semana difícil lo dictaminaría la -correcta- roja a Pablo Pérez, quien hasta la misma era otro de los destacados en el encuentro. 

Las estadísticas de Pérez demuestran que se lo prejuzga más de lo que en realidad ocurre. Ha sido expulsado en 11 oportunidades a lo largo de su carrera profesional en 351 partidos. Una roja cada 32 partidos, de las cuales 6 -tan solo- han sido de manera directa. Probablemente, el inconveniente de Pérez sean sus reacciones intempestivas e inesperadas; esa impresión que con él siempre puede ocurrir algo. Este fue el punto de inflexión de una campaña contra el jugador difícil de entender. Hasta hace horas nomás, los dirigentes sostenían que no se iría y de golpe y "en caliente" Hugo Moyano aseguraría que creía que no continuaría en el club. Desde la frialdad del análisis, la sensación era que todo era demasiado.

Lucas Pusineri entendió todo

Que si bien se había equivocado, no era para darle salida. Y mientras tanto, apareció en escena el entrenador del club con mucha calma y paciencia para manejar la crisis. Desactivar los rumores de la llegada de Mancuello y asegurar que aunque él fuese un empleado de la institución, todas las decisiones del club se tomarían de manera consensuada. Pusineri conoce el manejo de nuestro fútbol; es más, se animó a decir que sabe perfectamente que cada vez que da una declaración, luego debe salir a aclarar lo que quiso decir. En pocas palabras, entendió todo.

Y así fue, bajaron los decibeles y su equipo preparó el partido vs. Central (uno de los animadores de la Superliga). El desenlace de esta historia ya la conocen, Independiente ganó/goleó/gustó ante los de Cocca como hacía mucho tiempo no pasaba. Regresaron los aplausos y ovaciones a Avellaneda. Demasiado nerviosismo para una etapa que recién está dando sus primeros pasos y en donde el DT quedó en la línea de fuego de la verborragia de los dirigentes y el club de fans de los detractores de Pablo Pérez

El tablero que estaba con luces rojas encendidas se apagó, y quizás esta semana puede disfrutar luego de 13 días frenéticos que lo acomodaron para saber qué debe decir y hacer de aquí en adelante.

Comentarios