Opinión

Por qué el fútbol es tan maravilloso

El 2019 de Antonio Mohamed tuvo todos los matices: empezó siendo el elegido para dirigir a Boca, pero fue a Huracán, luego pasó a Monterrey, gritó campeón y se lo dedicó a su hijo que lo mira desde el cielo

Por Hernán Castillo

Antonio Mohamed se emoció tras ganar la Liga MX con Rayados(EFE)

Antonio Mohamed se emoció tras ganar la Liga MX con Rayados | EFE

Entre los más de 7.986.457 ejemplos que podría utilizar para contar por qué el fútbol es tan maravilloso, hoy voy a repasar el año 2019 que casi se nos va. Pero lo voy a repasar solamente desde la mirada de Antonio Mohamed.

Arrancaba el 2019 y estaba mano a mano para dirigir a Boca. Su pelea era con Gustavo Alfaro. El presidente de Boca, por entonces Daniel Angelici lo quería a él. Todo se encaminaba para llegar a Boca en donde además había tenido un paso como jugador. Pero no. Apareció Nicolás Burdisso, Director Deportivo del club, y Angelici se corrió de escena: "Elegí vos". Burdisso fue por Gustavo Alfaro quien dirigía a Huracán en ese momento. Conflicto, lío, carta, despedida del Globo y Alfaro fue a Boca. La historia del DT la sabemos todos en el equipo de Tevez y compañía: le fue mal.

Mohamed se fue a Huracán que necesitaba un golpe de efecto por el plantón de Alfaro. El Turco es ídolo del Globo, pero le fue mal. Muy mal. Sacó cinco puntos sobre diecisiete y sólo duró en el cargo porque en la Sudamericana avanzó algo más. No le alcanzó y se fue.

Hubo un breve descanso y se fue al Monterrey mexicano. El mayor desafío era el Mundial de Clubes y ganar la Liga Mexicana. En el Mundial le fue bien y terminó tercero. El poderoso Liverpool lo eliminó casi en la última jugada de las semifinales...

Ayer ganó la Liga Mexicana. Barovero, Vangioni y Rogelio Funes Mori son los pilares de su equipo. El fútbol le dio todos los matices de la vida deportiva en este 2019. Se los dio a un buen tipo. Un tipo que miró al cielo y saludó y agradeció a su hijo que lo mira desde allí. Su vida cambió para siempre desde aquel episodio: "La felicidad nunca será completa para mí", dice siempre el Turco. Disfrutar de esto es igual a un mandato. Uno que viene desde el cielo. ¡Felicitaciones Turco!

Comentarios