Opinión

Hipócritas de Selección 

Se llenan la boca hablando de prioridades, pero en cuanto pueden se guardan algo. La Selección Argentina se clasificó a Tokio 2020. Más de uno se subirá al carro. Ese mismo del que se bajaron cuando negaron jugadores, cambiaron el calendario y no cumplieron la palabra empeñada

Por Hernán Castillo

Torneo Preolímpico Sudamericano Sub23(EFE)

Torneo Preolímpico Sudamericano Sub23 | EFE

Se llenan la boca hablando de prioridades. Firman papeles. Dicen que están de acuerdo y que van a ceder jugadores porque la Selección es de todos y bla bla bla. Dicen que dicen simplemente. Porque en cuanto pueden se guardan algo. Ponen trabas. Aseguran estar "peleando cosas importantes", retrasan fechas del torneo y modifican el que viene porque total el orden a quién le importa. 

Argentina ganó las medallas de Oro en Atenas 2004 y Pekín 2008. Es el máximo logro de Messi en la Selección, por ejemplo. Mascherano ganó dos medallas de oro. Un orgullo que debe ser inmenso. A nadie le importa. A negar lo que se pueda negar. A sacar la ventaja que se pueda sacar. A faltar a aquella palabra que hablaba de prioridades.

Se cargaron al Tata Martino porque no le dieron jugadores a su Selección Sub 23. Fue de raje Olarticoechea y se hizo un papelón en Río 2016. Llegó el Bocha Batista. Armando su selección en la misma convocatoria que las hacía Lionel Scaloni para aprovechar cada fecha FIFA. Uno de los grandes secretos de este grupo es esa comunión entre ambos cuerpos técnicos.

Les negaron jugadores, recuerden; cambiaron la fecha de la Superliga y de la Copa de la Superliga, recuerden; y hasta el DT renunció a la posibilidad de llevar a jugadores mayores de 23 (se pueden llevar 3) porque si ya le negaban los menores...

Ahora, la Selección Argentina se clasificó a Tokio 2020. Y más de uno se subirá al carro. Ese mismo del que se bajaron cuando negaron jugadores y cambiaron el calendario, además de obviar la palabra empeñada en nombre de las prioridades.

No los nombré, se habrá dado cuenta. Usted sabe bien de quienes hablo.

Comentarios