Opinión

El show de los entrenadores está en marcha

Los nombres que aparecen en carpeta, las confirmaciones y las urgencias

Por Pablo Giralt

Miguel Russo y Marcelo Gallardo, cara a cara(EFE)

Miguel Russo y Marcelo Gallardo, cara a cara | EFE

Queridos amigos, bienvenidos al mágico e inestable mundo de los directores técnicos. "La famosa profesión de la silla eléctrica", entrenadores dixit. Y vaya casualidad en donde hay más altas y baja es en los clubes grandes. Salvo en River, que desde la era Gallardo -se parece a Disney- todo tiene otro clima y las cartas están sobre la mesa, nada de ello ocurre en el resto. 

Independiente está intentando salir de la seguidilla Holan - Beccacece - Berón y que, finalmente, terminaría vaya a saber uno con quien. Hernán Crespo, Lucas Pusineri, Bruno Marioni, Pablo Guede y José Pekerman son algunos de los mencionados para hacerse cargo del primer equipo. En el Rojo, hay demasiado nerviosismo y urgencias. Hugo Moyano con declaraciones explosivas genera malestar en el plantel e incertidumbre respecto a lo que vendrá. Necesitará de victorias -inmediatas- para aplacar la ansiedad del Libertadores de América. 

Racing y un año con una Superliga terminó dejando gusto a poco. La sensación final del Trofeo de Campeones deja otra impresión, pero Chacho Coudet hipotecó la Sudamericana y quedó en el debe, sobre todo por el plantel con el que contaba para encarar todos los frentes. Un buen grupo de jugadores que necesita la inyección anímica de un DT que los motive. Sin Sampaoli en el camino, pero con un discípulo que se cruzó de vereda: Sebastián Becaccece. Lo de Defensa y Justicia fue muy bueno, lo de Independiente lo padeció, y la pregunta es si habrá capitalizado la experiencia reciente.

San Lorenzo estrena a Marcelo Tinelli como presidente y sostiene el interinato de Diego Monarriz, que sin complicarse y con decisiones acertadas salió de la confusión que habían creado Almirón y Pizzi. La única duda real es qué tan frágil puede resultar su continuidad ante el más mínimo titubeo. Si esa pelota que pega en el palo y sale puede hacer tambalear su ciclo en el Ciclón.

Da toda la impresión que Ameal-Pergolini-Riquelme ven en Russo al conductor que pueda armar un equipo protagonista

Y nos queda Boca, ni más ni menos que Boca. Alfaro es historia, y todos los caminos conducen al regreso de Miguel Ángel Russo. Da toda la impresión que Ameal-Pergolini-Riquelme ven en él al típico conductor con el temple necesario para bajar los decibeles y poder armar un equipo que salga a ser protagonista. Russo ya fue campeón con Boca, por ende, sabe qué hacer y cómo hacerlo. Luego dependerá qué tan rápido llegue su mensaje y poder comenzar la reconstrucción futbolística del equipo; siempre condicionado y amenazado por el implacable River de Gallardo.

La lista de altas y bajas continúa. La sangría de entrenadores no tiene límite. Pasa todo el tiempo y a toda hora.

Sean todos bienvenidos y acomódense que el show esta por comenzar.

Comentarios