Opinión

El karma del lateral derecho en la Selección

La actualidad mundial marca el buen presente de futbolistas que ocupan el lateral derecho. Pero en la Selección, como desde hace mucho tiempo, no hay un indiscutido. Un recorrido por un puesto tan disputado como improvisado. ¿Quiénes son los candidatos de cara a las Eliminatorias y la Copa América? 

Por Arturo Bulian

Lionel Scaloni(EFE)

Lionel Scaloni | EFE

Carlos Salvador Bilardo se hacía cargo de la desaparición de los marcadores de punta cuando decidió “eliminar los wines”. Tiempo más tarde Diego Simeone es contundente: "Lo más importante son los laterales. Es la posición más difícil de todas, después lo otro lo vas acomodando. Los laterales te dan la vida". Lo cierto es que no es una posición decorativa en el fútbol actual. Y si nos referimos al costado derecho, los ejemplos están a la vista: Dani Alves fue la figura de la última Copa América; en los clubes hoy aparecen Trent Alexander-Arnold, inglés de 21 años pieza vital en el ataque del Liverpool campeón de Europa; Flamengo pagó mucho dinero para contar con Rafinha en ese sector; el River de Gallardo se erige en base a sus laterales Gonzalo Montiel y Milton Casco. Pero en la Selección ese lugar sigue generando interrogantes, como desde hace tiempo.   

El ciclo de Lionel Scaloni también padece el karma del lateral derecho en la Mayor. En ese puesto citó a ocho futbolistas durante los 21 partidos que dirigió y todavía hay dudas. Comenzó optando por Renzo Saravia, pasó por Fabricio Bustos, llevó a Leonel Di Plácido como variante en las primeras giras. Luego se inclinó por Gabriel Mercado. Montiel fue víctima del dibujo táctico -jugó por la banda en aquella línea de 5-  en marzo frente a Venezuela y luego optó por él ya de clásico 4 cuando enfrentó a Marruecos en Tánger. Saravia se ganó el lugar para la Copa América pero esa posición pagó las fallas de funcionamiento durante el comienzo; fue el turno de Casco, pero en River juega en la izquierda. Y terminó convenciendo Juan Marcos Foyth, marcador central por naturaleza. Sumamos a Nicolás Figal, convocado como alternativa en el mes de septiembre. 

La improvisación ante determinados problemas defensivos no es sólo moneda de estos tiempos. El propio Scaloni -volante de oficio como futbolista- ocupó el lateral derecho rotando en ese sector con Leandro Cufré y Fabricio Coloccini, como Foyth, centrales de fábrica. Fue en el Mundial de Alemania y el que innovó allí fue Néstor Pekerman. Ya no estaba Javier Zanetti, el último dueño del puesto, titular en los mundiales de 1998 y de 2002. Su exclusión de la lista para la Copa del Mundo de 2006 generó cuestionamientos. 

Vayamos más atrás. El último equipo argentino campeón con la Mayor fue aquel de Alfio Basile en la Copa América de 1993. Jugaba Fabián Basualdo, lateral clásico que previo al comienzo del mundial de USA perdió el puesto con Roberto Sensini, que no era marcador de punta derecho y jugó gran parte de su carrera como zaguero. Más acá en el tiempo, Nicolás Otamendi en 2010, también central. En 2014 encontramos otra excepción como la de Zanetti en el lateral. Sabella eligió a Pablo Zabaleta, campeón juvenil en 2005 y de extensa trayectoria en ese sitio de la cancha. En Rusia Sampaoli llevó a Cristian Ansaldi, probó con Eduardo Salvio y se quedó con Mercado para jugar frente a Francia, partido en el que deslumbró con un golazo del galo Benjamin Pavard, lateral derecho natural. Para los memoriosos, ni Hugo Ibarra, ni Jorge Martínez, veloces y ofensivos laterales en los ’90 y ‘2000, tuvieron continuidad con la camiseta argentina aún destacándose en sus clubes durante mucho tiempo.  

Las pruebas terminaron y el presente arroja que el lateral derecho sigue siendo un interrogante de cara a un 2020 con Eliminatorias y Copa América. Hay tres nombres para un lugar. El que más chances tiene hoy es Juan Marcos Foyth, quien se adapta a la línea de tres centrales cuando sea necesario. No sumó minutos todavía con Mourinho al frente del Tottenham. Lo siguen Montiel, titular indiscutido en River pero con quien Scaloni no pudo contar en las últimas giras por su compromiso en Libertadores; y Saravia, con pocos minutos desde que pasó al Porto, quien perdió el puesto en Brasil pero fue titular en el último encuentro amistoso frente a Uruguay. Es evidente que, como dice Simeone, el lateral -y más el derecho- es la posición más difícil. La Selección no es la excepción. Y Scaloni deberá decidirse en medio de dos competencias oficiales. Nada más y nada menos.

Comentarios