Opinión

El año de Maradona (en un solo párrafo)

El 2019 fue el momento del regreso de Diego al fútbol argentino, pero, además de ser el DT de Gimnasia, pasaron muchas cosas más

Por Ignacio Fusco

Diego Maradona, DT de Gimnasia(Fotobaires)

Diego Maradona, DT de Gimnasia | Fotobaires

En bermudas, saco y camisa se acercó al balcón de la Casa Rosada, llegó al borde, miró la Plaza, miró hacia abajo, abrió los brazos, saludó como Perón; después le dieron una copa, una copa del mundo falsa, chiquitita, y aunque allá abajo había cientos de miles de personas menos que cuando se asomó ahí por última vez, aquel subcampeonato veintinueve años atrás, miró al cielo, la miró a ella, pensó en Don Diego, en Doña Tota, la volvió a besar; eso, todo eso, un día después de Navidad, escena final del año en el que Diego Armando Maradona volvió a participar del torneo del fútbol argentino veintidós años después: un año en el que antes de debutar en Gimnasia lo operaron en una rodilla, hizo una cura de sueño de cuatro días, obnubiló a cinco mil hinchas que se hicieron socios de Gimnasia por primera vez, llenó una cancha él solo un domingo sin fútbol el día de su presentación, lo llevaron en un carrito de golf, se paró enfrente de su plantel,  lloró cuando escuchó que un pueblo volvía a cantar Maradó Maradó, recibió un mensaje de voz del Indio Solari y dijo que no había vuelto antes porque Havelange y Grondona operaban contra él, dio su primera conferencia, le preguntaron qué le dijo a sus jugadores en el vestuario y contestó describiendo el gol de Caniggia a Brasil, dijo que a Caniggia lo quería mucho, dijo que Spinelli le hacía acordar a Caniggia, dijo que Spinelli le hacía acordar a Caniggia pero que la meta (y describió lo que había sentido cuando Caniggia le metió el gol a Brasil), habló del gol de Mazzoni en el 95 y en lugar de Mazzoni dijo Cozzoni, debutó contra Racing, perdió contra Racing, dijo que el fútbol de Racing no le gustaba nada porque le había ganado con dos goles sucios, pidió conocer al italiano De Rossi, conoció al italiano De Rossi, viajó a Córdoba para enfrentar a Talleres, le pusieron en la platea una bandera gigantesca con una imagen suya corriendo con la pelota en el 86, lo abrazaron y lo saludaron Oscar Dertycia, José Daniel Valencia y Luis Galván, le regalaron un cuadro, lo sentaron en una silla roja de oficina, jugó Gimnasia, perdió Gimnasia, le cobraron un penal en contra, dijo que Mastrángelo nació malo, es malo y va a morir malo, se estrenó el documental "Maradona. Rebelde. Héroe. Estafador" del director Asif Kapadia, el director Asif Kapadia le preguntó al abogado Matías Morla si Maradona lo había visto y Morla no le contestó pero Maradona dijo después que nadie lo viera porque en el título estaba la palabra estafador, volvió al Bosque, recibió a River, Gallardo recordó cuando Maradona lo llamó por teléfono para bancarlo luego de que todo el mundo lo matara porque había errado un penal en la Selección, se abrazaron, Gallardo le dijo te quiero mucho hermano, a la cancha fueron Dalma y Gianinna, a la cancha fueron Dalma, Gianinna y fue también Caniggia, jugó Gimnasia, perdió Gimnasia, en la semana Maradona descubrió a Paradela y Contin, viajó a Mendoza, empezó a dirigir con una gorrita venezolana con la cara de Chávez, Godoy Cruz lo recibió con un pasillo y una bandera en la que estaban Messi, el Papa Francisco y él, jugó Gimnasia, se puso 1-0 con gol de Contin, el paraguayo Ayala metió el 2-0 pateando un tiro libre como Maradona dijo que los debía patear, Godoy Cruz se lo empató en 15 minutos, el paraguayo Ayala metió otro tiro libre y lo festejó diciéndole al oído a Maradona te hice caso, te hice caso, ganó Gimnasia, Maradona bailó en el vestuario por primera vez, volvió al Bosque, recibió a Unión, perdió con Unión, viajó a Rosario y la cancha de Newell’s explotó, dirigió sentado en un trono, Gimnasia le ganó 4-0 a Newell’s, llegó el clásico, los jugadores de Gimnasia escucharon por primera vez la frase corte y sonrisa, Maradona explicó que su mamá era corte y su papá sonrisa, miró a la platea, miró al cielo, lloró, Gimnasia jugó el clásico con una camiseta azul réplica a la del 86, terminó el primer tiempo, lo fue a buscar a la Gata Fernández, le dijo qué te hacés el guapo, medís un metro y saltás así, la Gata Fernández le dijo a vos te gusta mucho la cámara, Maradona le dijo andá a saltar canguro, empezó el segundo tiempo, Gimnasia perdió, se estrenó en Netflix el documental "Maradona en Dorados", Gimnasia visitó a Aldosivi, Gimnasia goleó a Aldosivi, Maradona recordó que en el club había elecciones a fin de año, Pellegrino le dijo que no se presentaría, Maradona pidió que se unieran todas las listas, todas las listas le dijeron que no, Maradona escribió en su Instagram que quería comunicarles a todos que renuncio a mi cargo como director técnico de Gimnasia y Esgrima La Plata, Pellegrino dijo que al final se presentaría, Maradona escribió en su Instagram que le daba mucha felicidad poder decir que seguía siendo el entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata, Gimnasia recibió a Arsenal, Gimnasia perdió con Arsenal y Maradona sacó al arquero Arias, visitó a Banfield, hizo debutar como titular al arquero Nelson Insfrán, ganaba 1-0, le cobraron un penal que no era, lo echaron, duró treinta minutos Insfrán, entró Arias, le empataron, Maradona dijo que el árbitro Espinoza veía menos que Andrea Bocelli, después dijo que Riquelme se había vendido al mejor postor, llegó la última fecha del año y llegó Central Córdoba de Santiago del Estero, Maradona salió a la cancha de la mano de su nieto Benjamín, miró la tribuna, en la tribuna estaba Giannina, miró a Benjamín, volvió a llorar, Gimnasia ganó, Maradona pisó el césped del Bosque como si recién hubiera llegado a América y gritó que al fin habían vencido el mafelicio (sic) de esa hija de puta de cancha, volvió a su casa, se sacó una foto con Gribaudo, le dio una nota a Líbero (el programa de TyC Sports) y contó que una vez salió de joda y como tardó cuatro noches en volver a su casa le dijo a Claudia que lo había abducido un OVNI, después volvió a otra cancha, la de Argentinos, porque ex jugadores y periodistas se reunían para jugar a la pelota y recordar a Sergio Gendler, muerto nueve meses atrás, así que Maradona volvió a La Paternal, Maradona volvió a La Paternal y recordó a Don Francis Cornejo, a los Cebollitas, a su vieja, a su viejo, y en un momento, mientras nadie lo filmaba, cerca de un lateral, ahí, al ladito de uno de los bancos de los suplentes, sobre el césped de la cancha que lleva su nombre, vio una pelota, se acercó, la pisó, quiso levantarla, se le cayó, volvió a intentarlo, la pisó con la derecha, quiso levantarla con la zurda, no pudo, se miró la rodilla derecha, miró a un pibe que estaba ahí, la única persona que lo estaba mirando, la pisó de nuevo, quiso levantarla, hacer jueguito, aunque fuera un jueguito, la pelota se le cayó de nuevo, volvió a mirar al pibe, miró si alguien más lo miraba, miró la pelota, se quedó parado, puso las manos en la cintura, puso cara de desolación, cara de llanto que se aguanta, cara de no puedo, no me sale, ya está, se terminó.

Comentarios