Opinión

Boca cambió la cara de la mano de Miguel Ángel Russo

El Xeneize goleó al Tomba y se mantiene a tiro de River en la lucha por la Superliga. Martín Costa analizó el presente de Boca tras la llegada del entrenador.

Por Martín Costa

Boca comenzó el año con un cambio de actitud tras la llegada de Russo. Foto: Fotobaires

Boca comenzó el año con un cambio de actitud tras la llegada de Russo. Foto: Fotobaires

No pasaron ni dos meses de la llegada de Miguel Angel Russo como técnico de Boca y ya logró darle una identidad al equipo. Esa que no supo darle Alfaro en un año, que no sabíamos a que jugaba Boca.

Se nota la mano de Miguel. Hay confianza para jugar. Han crecido varios desde lo individual (Campuzano, Fabra, Villa, Soldano, Tevez) que hacen tener un buen funcionamiento colectivo. Es cierto que hay que conseguir mantenerlo mas tiempo pero por la duración que lleva de trabajo es un mérito de este cuerpo técnico haberle dado su sello al equipo.

Es buena la idea de mantener siempre el mismo equipo desde hace un par de fechas. Obviamente que los resultados ayudan a que pase eso pero empieza haber entendimiento, sociedades para crear juego. Villa-Fabra es una amenaza constante para los rivales, ahí está una de las mayores virtudes que tiene este Boca 2020.

Es un equipo que siempre intenta jugar, que tiene buen pie, que busca tener salida limpia del fondo. Y que ha sabido aprovechar, sobre todo en los partidos de visitante, los espacios que le da el rival. Logró hasta ahora los resultados que lo mantienen en la pelea con River pero lo más importante es la manera en que los ha conseguido.

Tiene cosas para corregir todavía. Pero Russo ha conseguido que sea otro Boca, le dio su impronta. Hoy dan ganas de verlo jugar. Y eso es todo mérito de su entrenador.

Comentarios