Opinión

Se le terminó el crédito a Alfaro

Martín Costa, periodista de TNT Sports, y una fuerte opinión acerca del recorrido del director técnico de Boca

Por Martín Costa

Gustavo Alfaro, DT de Boca(Fotobaires)

Gustavo Alfaro, DT de Boca | Fotobaires

Está claro que el haber quedado eliminado de la Copa Libertadores ante River hizo que Gustavo Alfaro saliera de eje. Que haya perdido el rumbo. No solo por aquella declaración desafortunada post partido sino porque permanentemente buscó alguna excusa para justificar lo mal que juega Boca.

Jugadores de jerarquía que se fueron, que Salvio y De Rossi (al que él no quería) llegaron fuera de tiempo, que Paolo Guerrero no vino porque había jugado Copa, que nunca llegó el volante por izquierda que tanto pidió, que Soldano (al que puso de 8 en el clásico por la Superliga) y Hurtado eran apuestas, que piensa ir a la Conmebol cuando se vaya de Boca, que nadie quería agarrar Boca el 3 de enero... la lista es interminable. Y ya cansa. Aburre.

La sensación es que si le quedaba algo de crédito se le terminó el sábado ante Argentinos. Otra vez el equipo no estuvo a la altura en un partido importante. Porque más allá de algunos rendimientos individuales muy bajos, su mensaje está cada vez más lejos de lo que marca la historia de Boca. Solo le importa dejar primero a Boca como desafío personal. Para decir el día de mañana me fui de Boca dejándolo primero

Pero lo que no entendió Alfaro es que va a quedar marcado por lo mal que juega Boca domingo tras domingo. Lo del sábado (una más) fue de lo peor del semestre. Boca no puede permitirse que sus jugadores no pisen el área como pasó en el segundo tiempo. Es un equipo que no da dos pases seguidos. Ni siquiera se entienden sus cambios ya. Hasta terminó jugando con Villa, Hurtado y Zárate. ¿Lo habrá probado alguna vez? Lo dudo

No es casual que los tres candidatos a presidente ya hayan hablado con otros entrenadores. Hasta lo han hecho público.

No le va alcanzar Alfaro todos sus justificativos para esconder lo mal que juega Boca o querer quedar siempre bien con su plantel. Porque la realidad es que no estuvo a la altura de lo que requiere ser el técnico del equipo más importante de la Argentina.

Comentarios