Opinión

A Alfaro le quedó grande el buzo de DT de Boca

El periodista Martín Costa hizo un balance del 2019 del "Xeneize": empezó con la designación de Gustavo Alfaro y terminó lejos de lo que los objetivos marcaban

Por Martín Costa

Gustavo Alfaro, el DT de Boca en 2019(Fotobaires)

Gustavo Alfaro, el DT de Boca en 2019 | Fotobaires

El inicio de año para Boca no era fácil por el antecedente que traía del final de 2018. Haber perdido una final de la Copa Libertadores con River iba a dejar secuelas. La primera fue dejar afuera a Guillermo Barros Schelotto y, a partir de ahí, la incertidumbre de lo que iba a pasar con algunos jugadores: Barrios, que se terminó yendo, y jugadores que marcaban su deseo de querer irse, como Nández y Benedetto, que se fueron seis meses después.

Se tuvo que contratar un director deportivo, quien, a mi entender, eligió mal al sucesor de Guillermo. Nada que ver una cosa con la otra. Fue un entrenador que, con el transcurso del año, quedó demostrado que le quedó grande el buzo de técnico de Boca. No lo digo hoy, lo dije a comienzo de 2019 por los antecedentes que traía. Había que guiarse por lo mal que le había ido en San Lorenzo hace mucho tiempo, al igual que en Rosario Central, sin entrar en comparación entre los clubes.

Quedó demostrado que a Alfaro le quedó grande el buzo de DT de Boca

Alfaro está más relacionado con ser un entrenador que apaga incendios en equipos chicos a estar a la altura de un equipo que tiene tanta historia y que debe tener una ambición que él nunca demostró como DT de Boca. Hago hincapié en esto porque creo que es lo más saliente del año.

Lo que pasó en el partido de la cancha de River de la Superliga es la síntesis de lo que hizo Boca con su idea. Puso a Soldano de 8, con un equipo que no cruzó la mitad de la cancha...

Me cuesta encontrar cinco partidos en los que Boca haya jugado bien y te haya dejado conforme. Nunca transmitió confianza. Cuesta hacer un balance cuando te encontrás con un panorama así. 

Está claro que para mí el balance no fue bueno, para nada bueno. Se podrá decir que llegó a una semifinal de Copa Libertadores, pero es lo mínimo que tiene que hacer un club como Boca en un contexto como el de Sudamérica. No digo que sea similar, pero va camino a emparejarse como en el fútbol argentino. Boca, River y los equipos brasileños -podrá aparecer alguno cada tanto- están bien armados. 

Boca sigue fallando en lo mental, desde la cabeza. Boca volvió a fallar en ese aspecto. No es una falla de Alfaro, sino de los jugadores que Boca tiene ya que, desde la cabeza, en instancias decisivas volvieron a fallar, como contra River. Es una marca que a Boca le va a quedar en este 2019.

Recuerdo que a principio de año algunos decían que Alfaro tenía que llegar a la final de la Copa Libertadores para igualar lo del año anterior. No llegó. Quedará en el recuerdo que ganó una Supercopa contra Central. No nos olvidemos la forma. ¿Es un trofeo más que va a la vitrina? Sí. Pero es muy poco.

Alfaro trató de tener un ida y vuelta con los jugadores y quedó claro que eso no era tal cuando Tevez salió a declarar y dijo lo que dijo sobre las formas. Ni siquiera eso termina logrando.

El año de Boca no fue bueno. Desde lo futbolístico queda muy lejano de lo que realmente la historia marca. ¿Está prendido en la Superliga? Sí, es cierto. Pero eso ya no es mérito. Nos tenemos que acostumbrar a que Boca y River estarán permanentemente en la pelea del fútbol argentino por cómo se arman y la situación financiera que tienen. van a seguir sacando ventajas.

Ojalá que cambie el 2020, que sea muy diferente, que sepamos a qué juega Boca, que tenga una identidad, que logre saber que cuando vamos a la cancha vamos a ver un equipo que nos podrá gustar o no, pero que sepamos lo que quiere hacer. Alfaro se quedó ni siquiera a mitad de camino y el año de Boca quedó lejos de lo que queríamos ver.

Comentarios