Nacional

Simeone y su renuncia en San Lorenzo

El Cholo agarró al Ciclón en 2009, después de haber sido último con River, y duró menos de un año en su nuevo club. Nunca pudo encontrar un estilo y los malos resultados lo obligaron a dar un paso al costado

Por Federico Del Río

El último día de Simeone como DT de San Lorenzo(Fotobaires)

El último día de Simeone como DT de San Lorenzo | Fotobaires

Cerca de 15 mil hinchas había en el Nuevo Gasómetro aquella tarde del sábado 3 de abril de 2010. Y en algo coincidieron todos: en los cantitos para insultar a Diego Simeone y pedirle que se fuera de San Lorenzo. Y así lo hizo, después de perder 1-0 frente a un débil Gimnasia de La Plata que era dirigido por un joven Diego Cocca. Le faltaban 18 días para cumplir un año como entrenador del Ciclón, pero la pésima campaña lo obligó a renunciar en el vestuario local. “Ya no tengo cómo responderles así que lo mejor será que me vaya”, les dijo el ahora DT del Atlético Madrid.

Los primeros pasos del Cholo con el buzo fueron con picos bien pronunciados. Arrancó colgando los botines de un día para el otro en Racing y pudo transitar la tormenta. Después fue el turno de Estudiantes, con el que consiguió el campeonato que le arrebató al Boca de La Volpe. Ahí lo fue a buscar River y conoció el cielo y el infierno. Dio otra vuelta olímpica y se fue después de dejarlo último por primera vez en la historia de los de Núñez. Luego de ese final negro, su siguiente oportunidad se la dieron en Boedo para suceder a Miguel Ángel Russo

Ya no tengo cómo responderles

Como suele pasar cuando hay un cambio de timón, la situación no era la mejor, pero Simeone aceptó el desafío. “Me motiva cuando dicen que es un lío bárbaro”, comentó después de su primer entrenamiento. En esa misma conferencia dejó una frase que nunca pudo cumplir y fue el nudo de su condena: “Mi aspiración es que la gente vaya a la cancha y sepa a qué juega su equipo”. Durante los casi 12 meses siguientes, el Cholo no logró darle una identidad a San Lorenzo, probó y modificó esquemas, puso a los jugadores en distintos puestos, hizo cambios de todo tipo y nada resultó.

Los cuestionamientos de los hinchas se hicieron sentir rápidamente y con el tiempo llegaron también por parte de los dirigentes cuervos, encabezados en ese momento por Rafael Savino, quienes no querían echarlo para no tener que pagarle el contrato. Por eso, esperaron a que el propio DT se agotada y dijera adiós. Y ocurrió después de la séptima derrota en 12 fechas del Torneo Clausura 2010. Dejó al equipo en el puesto 18 con 11 unidades (sólo Central y Atlético Tucumán sumaban menos), producto de tres victorias y dos empates.

En total, la campaña de Simeone en San Lorenzo fue de 47 partidos, con 21 triunfos, 9 empates y 17 derrotas. Su siguiente paso como entrenador fue en el exterior, dirigiendo al Catania en el Calcio italiano, adonde cambió su propuesta de juego por completo y empezó el despegue que lo tiene desde 2011 dirigiendo al Atlético Madrid (entre las dos experiencias europeas tuvo otro paso por Racing). Pero para llegar a este Cholo que está en la elite mundial, antes hubo uno que conoció el barro en el fútbol argentino.

Comentarios