Nacional

Newell's 87/88: un campeón hecho en casa

Una temporada después de haber terminado como escolta de Central, los leprosos pudieron festejar un título con una particularidad inigualable: todos sus futbolistas se habían formado en las Inferiores del club rosarino

Por Federico Del Río

Hay que rebobinar más de dos décadas para entender cómo se vivía en Rosario en ese entonces. Central había vuelto a Primera en el 86 y en la temporada de su regreso, la 86/87, fue campeón. No sólo eso: había dejado en escalón más abajo a Newell's, por apenas un punto de diferencia. Imaginen el día a día en la ciudad. Las cargadas de un lado y la bronca acumulada del otro. Sin embargo, para alegría de los leprosos, la revancha llegó rápido. Un año más tarde, el 21 de mayo de 1988, el equipo dirigido por José Yudica goleó a Independiente y se coronó campeón.

Tuvieron que pasar 14 años para que Newell's pudiera dar una nueva vuelta olímpica. Desde el recordado equipo del 74 que le ganó a Central hasta este de Yudica que tuvo una particularidad: todos sus futbolistas se habían formado en las Inferiores del club. Hasta los tres refuerzos que sumó el técnico para ese campeonato tenían sangre leprosa: Roque Alfaro, Sergio Almirón y Víctor Hugo Ramos. No podía tener mayor identidad ese plantel que festejó hasta las lágrimas después de conseguir el ansiado título.

El desenlace llegó dos fechas antes del final del campeonato con la mayor goleada de la campaña: 6-1 a Independiente, con goles de Juan José Rossi (2), Alfaro (2), Almirón y Abel Balbo. Con ese triunfo ya sacó una diferencia que era inalcanzable para San Lorenzo, que perdía frente a River en la cancha de Huracán. Con las 38 fechas disputadas, los números de Newell's fueron impresionantes: 28 triunfos, 13 empates y apenas cuatro derrotas. Y lo más destacable fue tanto su contundencia en ataque como su solvencia en la defensa como lo demuestran los 68 goles convertidos contra los 22 recibidos. Una diferencia de 46 tantos.

Otro punto muy llamativo de la campaña del equipo de Yudica fue la escasa cantidad de futbolistas que utilizó a lo largo de toda la temporada. Apenas 16 jugadores fueron los que participaron en los 38 encuentros disputados, con el agregado de que siete de ellos tuvieron asistencia perfecta. Era una formación que realmente salía de memoria: Norberto Scoponi; Fabián Basualdo, Jorge Theiler, Jorge Pautasso, Roberto Sensini; Rossi, Juan Manuel Llop, Alfaro; Gerardo Martino; Gustavo Dezotti y Almirón. Los otros cinco que jugaron fueron Ramos, Abel Balbo, Miguel Angel Fullana, Ariel Cozzoni y Arnaldo Sialle.

La fiesta en el Coloso de Parque Independencia -por entonces con menos tribunas que en la actualidad- fue interminable. Cuando se supo que River le ganó a San Lorenzo (el resultado que hacía falta para definir el título esa tarde), mientras Newell's aplastaba a Independiente, los hinchas invadieron el campo de juego, dejaron a sus jugadores en calzoncillos y los pasearon en andas. Era el triunfo más casero que podía gestarse de la mano de un equipo con mucha lucidez, con futbolistas exquisitos y delanteros letales que dejaron una marca imborrable en la historia rojinegra.

Comentarios