Nacional

Los 5 mejores defensores de la historia de River

Con el paso de los años, hay mitos que se agigantan. Los héroes son más grandes y las imágenes que quedan en nuestras retinas se vuelven más gloriosas. Hoy repasamos aquellos jugadores que quizás no están en las marquesinas de los más nombrados, pero fueron fundamentales a la hora de los éxitos millonarios

River

River

Con el paso de los años, hay mitos que se agigantan. Los héroes son más grandes y las imágenes que quedan en nuestras retinas se vuelven más gloriosas. Será que el paso del tiempo permite tener una perspectiva de las cosas que hace valorar mucho más lo conseguido.  Hoy nos toca repasar aquellos jugadores que quizás no están en las marquesinas de los más nombrados o en las elecciones de cada chico en su casa, pero son fundamentales a la hora de los éxitos millonarios. Presentamos los mejores 5 defensores de la historia.

Daniel Alberto Passarella 

De 1974 a 1982 fue el guardián de la defensa de River. Un superdotado. Sin ser demasiado alto, tenía un salto fuera de lo normal. Goleador, aunque fuera defensor, de una zurda tremenda. Con el Millonario ganó siete títulos y se encumbró como uno de los 10 mejores defensores de la historia mundial.

El Káiser fue el capitán de la Selección Argentina en el Campeonato Mundial 1978. Oriundo de Chacabuco disputó 73 partidos y convirtió 22 goles con la albiceleste. Se destacó por su fiereza en la marca, su rapidez para recuperar la pelota y facilidad para salir jugando. Además, contó con una pegada a distancia sin igual.

Passarella comenzó su carrera en Sarmiento de Junín en 1973, y luego llegó a River donde se consolidó como un defensor de élite y referente de la institución de Núñez. El Millonario fue su trampolín hacia Europa, donde jugó en Fiorentina y Inter de Milán. En 1989 volvió para retirarse en la banda. Quizás es uno de los más queridos como jugador y entrenador, donde fue varias veces campeón. Luego tuvo un paso como presidente de la institución en donde el Millonario tuvo la desgracia de descender de categoría. 

Oscar Alfredo Ruggeri 

Una huelga hizo que “el cabezón” llegara a jugar en River. Junto con Ricardo Gareca, emigraron de Boca al conjunto millonario en una de las transferencias más increíbles de la historia. 

Llegó y jugó. Fiel a su estilo. Ganador y kínder nato en donde esté, con la camiseta donde juegue Campeón del torneo, de la Copa Libertadores y de la Copa Intercontinental, todos esos logros fueron en 1986. Central o stopper por izquierda, muy difícil de pasar en el mano a mano, con gran resistencia física y un muy buen cabezazo. En River fueron 3 temporadas con 112 partidos y 6 goles. Quedó en la retina de todos los hinchas por los logros conseguidos en especial la Copa Intercontinental, la única que tiene el club en sus vitrinas. 

Celso Rafael Ayala

Duro defensor. Férreo en el anticipo, quizás no tanta altura pero con envidiable salto para llegar bien arriba. El jugador nacido en Asunción del Paraguay llegó al millonario en 1995 y enseguida se metió en la base titular que ganó campeonatos y especialmente la Copa Libertadores 1996 donde fue uno de los baluartes en un equipo que atacaba mucho y debía tener defensores que estén atentos. 

Celso Ayala es recordado como uno de los símbolos de aquél equipo que ganó casi todo lo que jugó. Fue un pilar fundamental de la defensa, pero no fue nada fácil asentarse en un equipo plagado de grandes jugadores. Para eso fue fundamental Ramón Díaz como entrenador, ya que siempre confió en sus cualidades para el equipo. Eficaz en cada corte y con esa dureza del jugador paraguayo que los caracteriza. Esas actuaciones lo catapultaron a jugar el Mundial Francia 1998 para la selección guaraní que históricamente llegó a cuartos de final. Tuvo un segundo paso por River, luego de su experiencia europea, ganando el Torneo Clausura 2002. En total, consiguió con la banda 6 torneos locales, la mencionada Libertadores y la Supercopa Sudamericana. Un ídolo a la altura de los mejores defensores de la historia millonaria. 

Jonatan Ramón Maidana

Llegó a River a mediados de 2010. Algunos murmuloos en su arribo, ya que era un producto surgido de Boca, aunque su ultimo equipo era Banfield. Ese fue el inicio de lo que sería una etapa repleta de alegrías, festejos y vueltas olímpicas. El zaguero se ganó rápidamente la titularidad en aquel equipo y un par de meses más tarde convertiría su primer gol con la banda: nada menos que ante Boca Juniors, en el Monumental, para ganar por 1-0.

A fuerza de sacrificio, Maidana se transformó en una pieza fundamental del equipo multicampeón de River: el primer logro fue el Torneo Final 2014 y, enseguida, llegó la Copa Campeonato ante San Lorenzo. Ya con Marcelo Gallardo en el banco de suplentes, levantó su primer título internacional con el Millonario: Copa Sudamericana 2014.

Tras festejar la Recopa Sudamericana en 2015, Maidana tuvo una actuación sobresaliente en la Copa Libertadores de ese año, en donde marcó un gol trascendental ante Cruzeiro, en Brasil, para el histórico 3-0 que le dio el pase al conjunto de Gallardo a la semifinal. Luego, la historia fue conocida y el 2 levantó su primera Libertadores con la banda.

Siguieron pasando los años y los títulos, siempre con Maidana como uno de los hombres fundamentales del Muñeco. En los últimos años, el defensor se transformó en el segundo capitán del plantel y, junto a Leonardo Ponzio y a Gallardo, alzó la inolvidable Copa Libertadores ganada a Boca Juniors en Madrid. Tuvo una merecida ovación en la fiesta del campeón en el Monumental, un cierre digno de un guerrero que dejó todo por los colores.

Hernán Edgardo Díaz

Llegó en 1989 luego de varias negociaciones con su club de origen: Rosario Central. El lateral por derecha se adaptó muy rápidamente a la camiseta de River y se ganó la titularidad. Reinaldo Merlo lo hizo debutar en la Primera de River el 23 de agosto de 1989 contra Newell's. 

En 1990 ganó su primer título en River, con Passarella al mando. En 1991 logró el Torneo Apertura En el año 1994 levantó otros dos títulos con River,  Apertura 1993 (que culminó en marzo) y el Apertura 1994 (en diciembre), de la mano de Américo Gallego.

Pero 1996 fue un año especial para “la hormiga”. Con Ramón Díaz como entrenador, fueron campeones de la Copa Libertadores. En 1997, se transformó en un símbolo del River Multicampeón de esos años, ganando el Torneo Clausura, el Apertura y la Supercopa Sudamericana. En 1999, luego de algunas diferencias con Ramón Díaz, fue a préstamo a Colón. Sin embargo, tras la renuncia de Ramón Díaz y el regreso de Gallego, rescindió el préstamo antes de cumplirse el contrato y volvió a Núñez. Bajo las órdenes del “Tolo”, se consagró campeón del Torneo Clausura 2000, el 12º y último título de Hernán Díaz como jugador. 

Comentarios