Internacional

Stefanos Tsitsipas y una idea solidaria que le salió mal: ¡quiso subastar su impresora!

Vía Twitter, el tenista de origen griego buscó una salida creativa para desprenderse de su antiguo periférico: publicó la venta en su cuenta. Ante la gran demanda de los usuarios, organizó un remate virtual con fines benéficos que luego debió suspender

El joven tenista griego Stefanos Tsitsipas es uno de los tantos deportistas que ven su rutina diaria afectada por la pandemia de coronavirus. En el caso de la ATP, asociación en la que Tsitsipas es el sexto jugador mejor rankeado del mundo, la decisión de sus autoridades fue detener toda actividad por seis semanas del 12 de marzo en adelante, situación a la que se sumó el Comité Olímpico Internacional, que pospuso los Juegos de Tokio 2020 por un año. La pandemia del COVID-19 detuvo el veloz ascenso de Tsitsipas, que a sus 21 años es el jugador más joven en llegar al top ten.

En su última participación oficial, Tsitsipas cayó en la final del Dubai Tennis Championship, al que llegaba como segundo jugador mejor rankeado detrás de Novak Djokovic, que fue justamente quien lo venció con claridad por 6-3 y 6-4. Fue el abrupto final de un ajetreado mes de marzo para el griego, que completó en esos días su primer año calendario como uno de los diez mejores tenistas del mundo y había afirmado que se preparaba para “una de las mejores quincenas de mi vida en Tokio”, en referencia a los Juegos Olímpicos, donde soñaba con ir por todo: “Se me llenarían los ojos de lágrimas si me llevo una medalla”.

Lamentablemente para él y para todo el mundo del tenis, la realidad global de una pandemia en rápida expansión pudo más que los sueños de gloria del deporte profesional. El 16 de marzo pasado la ATP tomó su decisión y poco más de una semana después el COI hizo lo propio, con lo que las carreras de miles de jugadores sufrieron una repentina pausa en la que, quizás por primera vez en años, el estilo de vida de viajes reiterados de los tenistas debió ser reemplazado por la rutina de pasar tiempo en casa.

Para el joven Tsitsipas, “casa” significa Monte Carlo, en el principado de Mónaco, y su manera de pasar tiempo, como la de tantos chicos de su edad (deportistas profesionales o no) involucra pasar muchas horas divirtiéndose con sus miles de seguidores en las redes sociales. Recientemente, se lo pudo ver desafiando a los youtubers estadounidenses de Yes Theory a una partida de FIFA con un premio de diez mil dólares, pero en estas horas se volvió viral por una particular situación relacionada a su vida hogareña.

Todo comenzó con un inocente tweet: “¿A alguien le interesa comprar mi impresora?”, le preguntaba el tenista a sus seguidores en Twitter, adjuntando una foto del producto en cuestión. Aparentemente, a mucha gente, porque menos de una hora después, anunció que “debido a la gran demanda, la impresora será subastada, y la mejor oferta se la llevará”. Pero eso no es todo: según el griego, “el 50% de lo recaudado” por el remate sería destinado a la organización de derechos humanos infantiles de su país, Mazi Gia To Paidi.

Casi al instante de la publicación de su propuesta, varios usuarios de Twitter lo bombardearon con comparaciones (por ejemplo, con Roger Federer y su reciente donación de un millón de francos suizos) y bromas respecto a la particular manera en que elegía publicitar la venta, lo que llevó a que horas más tarde la seguidilla de tweets promocionando la subasta fuera removida sin que se anunciara el resultado de la misma. Desde aquí esperamos que Stefanos haya podido, finalmente, vender su impresora.

Comentarios