Internacional

"Preferíamos jugar el partido en el Monumental que irnos a Madrid", expresó el arquero Carlos Lampe sobre la final de la Libertadores 2018

El ex futbolista de Boca recordó los incidentes en las inmediaciones del estadio de River y contó en detalle lo que vivió el plantel Xeneize

Entrevista con Carlos Lampe

Carlos Lampe cumplió el sueño de muchos jugadores al llegar a Boca para sorpresa de muchos. El 1 de la Selección Boliviana llegó al plantel por algunos meses en los que pasó de todo.

El arquero contó habló mano a mano con TNT Sports y recordó que "mi llegada a Boca se resolvió en muy pocas horas" mientras que explicó que "sufrí el doble estando afuera, dependía del resultado mi llegada".

Uno de los hechos más importante que vivió el arquero fue parte de la histórica final de Copa Libertadores 2018 entre Boca y River. Lampe repasó aquel duelo, y en particular la llegada del micro al Monumental en la revancha de la final que debió ser suspendida tras los piedrazos arrojados desde la calle por hinchas.

"Me acuerdo todo. Yo iba en una ventana donde no se quebró el vidrio pero si se quebró en la de adelante y atrás. Había mucha desesperación, entró el gas y costaba respirar. Teníamos a un compañero sangrando", explicó Lampe.

Además, se mostró en contra de quienes afirmaban que hubo una exageración de parte de los futbolistas. "Lamardo, Pablo Pérez, Gago y Villa fueron los más afectados, los más complicados. Era imposible que alguno de ellos pudiera jugar. No hubo exageración. Nosotros preferíamos jugar el partido en su cancha que irnos a Madrid", detalló.

Las condiciones de seguridad no estaban dadas para jugarlo en Sudamérica por lo que había pasado. Se puso en riesgo la vida de muchas personas arriba de ese micro. Fue una tragedia con suerte.

Lampe explicó también que "no había manera de jugar, no estaban en condiciones los jugadores. No era un día normal. Todos ventilándose porque todos sentimos el olor a gas. Todos deshidratados. Ese día era imposible que se juegue".

El arquero boliviano justificó la decisión de llevar la final a Madrid y dijo que "las condiciones de seguridad no estaban dadas para jugarlo en Sudamérica por lo que había pasado. Se puso en riesgo la vida de muchas personas arriba de ese micro. Fue una tragedia con suerte".

Ya en la capital española y repasando la final, Lampe reconoció que "se me cayeron las lágrimas" cuando vio que Fernando Gago caía lesionado nuevamente por un problema en su pie. "Se me partió el alma cuando Gago nos dijo que no iba a jugar más al fútbol", agregó el arquero. Sobre el actual volante de Vélez, el 1 dijo que "es un ejemplo para los chicos. Volvió gracias al apoyo de su familia. No se podía retirar de esa manera. Merecía retirarse jugando al fútbol".

Finalmente, Lampe se refirió a la salida de Andrada rumbo al área de River buscando el agónico empate cuando el duelo estaba 2 a 1. Consultado sobre si hubiese hecho lo mismo, no dudo: "Si, a mí me gusta ir a cabecear porque sé cabecear bien. Pero obviamente hay que estar adentro, con las revoluciones a mil. Desde el banco le gritaban a Andrada que no vaya. Por ahí se apuró un poquito en ir, pero son decisiones que uno toma".

Para cerrar, el arquero se refirió a los hinchas de Boca y no dudó: "los hinchas de Boca están re locos, en la Bombonera se sienten muy cerca".

Comentarios