Internacional

Cómo es vivir a 40 minutos de una ciudad con un gran foco de coronavirus

Miguel 'Negro' Leiger es el pilar del Rovigo Delta, que iba líder de la Serie A del rugby italiano cuando la Federación Italiana decidió suspender la temporada. Vive a menos de 50 kilómetros de Pádova, la ciudad con más casos de la región del Véneto

Por Fernando Czyz

Miguel Reigel, pilar argentino de Rovigo Delta(Prensa Rovigo Delta)

Miguel Reigel, pilar argentino de Rovigo Delta | Prensa Rovigo Delta

Italia alcanzó este sábado el récord de las 10 mil muertes por coronavirus y es uno de los tres países con más casos registrados en el mundo con más de 90 mil. En este contexto el pilar argentino Miguel Leiger mantiene la calma pese a vivir apenas a 40 minutos del foco máximo de casos en la región del Véneto, que tiene por capital a Venecia.

El 'Negro', pilar formado en el club platense de Los Tilos, desde el jueves ya sabe que no habrá más competencia ya que la FIR (Federazione Italiana Rugby) convirtió al rugby en el primer deporte que consideró terminada su temporada frente a la tragedia que azota a Italia y al mundo.

La decisión incluye dejar vacante el título de campeón, además de anular los descensos y ascensos en una clasificación que hasta su suspensión tenía al Rovigo Delta de Leiger como amplio líder.

Con algunas acciones en la Cruz Roja junto a sus compañeros de equipo y un aislamiento que sólo incluye salidas para ir a la despensa, supermercado o farmacia, Leiger afirma que en Rovigo si bien no hay gente en las calles no se vive una psicosis.

“Vivo con un compañero en el piso y salimos lo mínimo indispensable. El jueves a la noche nos enteramos que no seguirá la temporada y ahora estoy viendo como hago para volver a la Argentina. No estoy preocupado ni asustado porque acá en Rovigo si bien hay muchos contagiados sólo hubo dos muertos. Donde sí hay mucho más lío es en Pádova, a 40 minutos de acá”, señala el platense en diálogo telefónico con TNT Sports.

“Rovigo está cerrada y para salir o entrar necesitás un permiso especial. Yo estoy haciendo tareas comunitarias con la Cruz Roja armando barbijos y repartiéndolos, en una acción para la que se ofreció el club y nos abrió la posibilidad de sumarnos a todos los integrantes del plantel. Es a 100 metros de casa y no me tengo que mover mucho”, relató el rugbier argentino que llegó como reserva médica esta temporada y luego fue incorporado como jugador definitivo.

“Ahora sólo quiero pensar como volver a la Argentina. Tengo otro argentino que juega en otro club de aquí cerca que averiguó por un vuelo del 12 de abril, que sale desde Roma. Si logro arreglar mi situación contractual con el club mi idea es intentar subirme a ese vuelo aunque no sé como llegaré hasta Roma. A veces escucho el tren pasar y supongo que intentaré ir por esa vía a la capital”, relata uno de los nueve extranjeros con los que cuenta un plantel de 37 jugadores en total. 

“Estoy en permanente contacto con mi familia y mi mamá sigue día tras día lo que sucede acá en Italia. Yo siempre les digo que la situación acá en Rovigo es tranquila, pero las noticias que llegan desde Pádova no son las mismas y, al ser la misma región, genera confusiones y se preocupan mucho por allá”, completa Leiger que ya no hace la cuenta de los días que hace que está en cuarentena.

Comentarios