Internacional

Luz verde a la demolición de un estadio histórico en Italia: el San Siro será reemplazado por un moderno complejo deportivo

Tras que una entidad especializada dictaminara que el lugar no es patrimonio histórico, el estadio tiene las horas contadas y será demolido y reemplazado en 2022

El veredicto de la Comisión Regional para el Patrimonio de la Lombardía fue lapidario: "el estadio Giuseppe Meazza no presenta interés cultural, y por lo tanto está excluido de las disposiciones de tutela". La Comisión afirmó que "los restos del estadio originario de 1925-1926 son residuales respecto a las intervenciones de adecuación y ampliación realizadas en la segunda mitad de 1900". Entonces, concluyen, "no se remontan a más de setenta años, como está previsto por el Código de Bienes Culturales".

La petición del alcalde de Milán, Giuseppe Sala, era vista como la última esperanza de sobrevida para el Stadio Giuseppe Meazza, también conocido como San Siro, ubicado en el número 5 de la Via Piccolomini, al este de la ciudad. Sucede que desde junio de 2019, tanto el AC Milan como el FC Internazionale, los dos tradicionales clubes que ocupan el estadio, han insistido en la presentación de un proyecto que ya no supone la remodelación de la estructura existente sino la construcción de una nueva.

Dos empresas constructoras con sede en los Estados Unidos presentaron sus proyectos en septiembre de 2019: Populous lo hizo por el Milan y MANICA fue el socio del Inter. En ambos casos, el diseño del nuevo complejo está inspirado en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta, edificación de alto valor tecnológico inaugurada en 2017 y cercana a Kansas City, ciudad de donde son originarias las compañías que planificaron el que se llamará Nuovo Stadio Milano. La propuesta contempla una inauguración en 2022.

Inicialmente, la iniciativa fue recibida con escepticismo por fanáticos de ambos clubes y entidades de conservación de la ciudad, que consideran al San Siro un símbolo de Milán. Inaugurado el 19 de septiembre de 1926, con capacidad para 76 mil espectadores, el estadio fue remodelado en múltiples oportunidades, la última de ellas en ocasión de su elección como sede para el Mundial de Italia, en 1990, cuando a partir de una serie de modificaciones se pudo ampliar su capacidad temporalmente a 80 mil.

Pero ahora, tras el estudio comisionado por la alcaldía, es cuestión de tiempo para que uno de los proyectos presentados sea aprobado y comience la construcción del Nuovo Stadio Milano. Sin embargo, Sala ha afirmado que el Giuseppe Meazza, o al menos parte de él, se conservará al menos hasta los Juegos Olímpicos de Invierno de 2026, de los que Milán es sede. Se especula con que un sector del coliseo actual evite la demolición y se transforme en una ciudad deportiva que recuerde la rica historia del San Siro.

Comentarios