Internacional

Lucía Fresco, la Pantera que viajó tres días desde Seúl y llegó en un avión Hércules sobre el cierre de las fronteras

La opuesta entrerriana de 28 años salió desde Seúl en un viaje que incluyó una escala en Etiopía, quedar varada en San Pablo, tomarse un micro a Foz de Iguazú, cruzar dos kilómetros a pie la frontera con cinco valijas y terminar en un avión Hércules desde Misiones hasta el Aeropuerto del Palomar: una odisea

Por Fernando Czyz

Lucía Fresco, opuesta de Pink Spiders (Corea del Sur) y Las Panteras(Instagram /lutce)

Lucía Fresco, opuesta de Pink Spiders (Corea del Sur) y Las Panteras | Instagram /lutce

La frase 'Un largo camino a casa' sería el título ideal para el periplo que tuvo que recorrer Lucía Fresco para llegar desde Seúl, donde hubo un corte abrupto de la Liga Surcoreana que disputaba con su club Pink Spiders, hasta Buenos Aires que incluyó en tres días dos escalas en Adís Abeba (la capital de Etiopía) y San Pablo, un viaje en micro hasta Foz de Iguazú, dos kilómetros de caminata con cinco valijas para cruzar la frontera y un avión Hércules para desembarcar en el Aeropuerto del Palomar.

La entrerriana salió el miércoles desde Seúl, luego que su club surcoreano le sacara un pasaje en bussiness para regresar a la Argentina. “Luego de cuatro reuniones, la Federación decidió suspender el torneo cuando faltaban tres fechas de fase regular y los playoffs. Automáticamente me sacaron un pasaje vía Etiopía para volver a casa... pero nunca pensé que iba a ser tan estresante y angustiante”, le comentó Lucía desde su cuarentena a TNT Sports.

“Cuando llegué a registrarme con mi pasaje me avisaron que había una posibilidad de quedar varada en San Pablo, pero ante la duda pensé que por lo menos me acercaba a la Argentina y entonces decidí embarcar. En la fila para subir al avión me encontré con argentinos que me decían todo lo contrario. Un verdadero lío”, continuó su relato la 'Rusa', como la conocen a esta jugadora de la Selección Argentina: Las Panteras.

“En Etiopía me encontré con muchos más argentinos y todos tenían una versión diferente. En mi lugar de bussiness, que me facilitó mi club coreano, viajé muy distanciada del resto pero ninguno tenía síntomas como fiebre ni tos. Al llegar a San Pablo el panorama cambió radicalmente, y eso que llegué un día antes que cerraran el espacio aéreo de Brasil... tuve mucha suerte”, prosiguió. 

“Nos dijeron rápidamente que no se podía volar a la Argentina y el cónsul se movió rápido y nos consiguió un micro donde viajamos todos apretados hasta Foz de Iguazú en la frontera. Ahí no nos querían dejar entrar al país por nada del mundo. Un hombre se desmayó y otra mujer hiperventilaba. Finalmente nos dejaron pasar pero a pie durante más de dos kilómetros. Yo tenía cinco valijas de 26 kilos cada una porque me estaba mudando. Por suerte entre los 45 del grupo nos fuimos ayudando unos a otros”, contó la nacida en Chajarí de 1,95 metros de estatura.

Pero el final fue a pura película. “Nos subieron en un Hércules a todos y aterrizamos con el avión militar en el aeropuerto del Palomar. Ahí nos tomaron la temperatura y nos controlaron que no tuviéramos síntomas y luego nos hicieron hacer la declaración jurada de dónde íbamos a cumplir la cuarentena. Por suerte mi pareja me consiguió un departamento vacío en el mismo edificio donde vive y cuando entré me puse a llorar”.

Por último, Lucía Fresco contó cómo se vivió la experiencia del coronavirus en Corea del Sur, un país vecino a China que detuvo la cuenta en menos de 9.500 infectados con 144 muertos: la menor tasa de mortalidad en el mundo.

“Se implementó un sistema de testeos masivos en las zonas de mayor densidad del virus, que en apenas 20 minutos identificaba hasta los asontimáticos y se los aislaba. No hubo necesidad de decretar la cuarentena obligatoria y es uno de los países modelos en el manejo de esta pandemia. Igual creo que con nuestras limitaciones, Argentina reaccionó rápido y muy bien”, analizó la opuesta que valoró como muy positiva la experiencia en el club surcoreano y espera regresar en la temporada próxima... Eso sí, primero se deberá recuperar de este 'largo y angustiante' regreso a casa.

Comentarios