Internacional

El misterio Dybala. La Joya que todavía no pudo explotar en la Selección

Jugador de elite con más de siete años en el fútbol italiano. Hoy lleva el 10 en su espalda, tiene un comienzo de temporada demoledor y se da el lujo de compartir equipo con Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Participó de un Mundial y una Copa América en la Selección, pero a sus 26 años todavía no encuentra continuidad

Por Arturo Bulian

Paulo Dybala festeja su gol en la Juventus ante el Atlético de Madrid en la UEFA Champions League.(EFE)

Paulo Dybala festeja su gol en la Juventus ante el Atlético de Madrid en la UEFA Champions League. | EFE

Como jugador de la Selección pasó por los ciclos de cuatro técnicos que incluyeron la agónica clasificación al Mundial, la frustración de Rusia, la renovación y los 69 futbolistas que llamó Scaloni. Encontró continuidad en las citaciones de éste último, pero nunca pudo afianzarse como titular. Tuvo 42 convocatorias en total. Sólo en 13 encuentros fue titular. Marcó dos goles. Uno oficial. Jugó sólo 22 minutos en el pasado Mundial y sumó poco más de un partido en la Copa América de Brasil. Deambuló por todas las posiciones en el ataque, pero su lugar natural siempre fue el de centro delantero. Mientras, en su club ostenta el segundo mejor comienzo de temporada

"Scaloni quiere que juegue de 9, es lo que estoy haciendo en mi club", confesó Paulo Dybala luego de la última gira de octubre por Dortmund y Alicante. Darío Franco pensó lo mismo en julio de 2011 cuando subió a ese chico de 17 años al plantel de Primera del Instituto que le peleó el ascenso a River en la antigua "B Nacional". Franco tomaba las riendas de un equipo que necesitaba un nueve. Y el de Laguna Larga despachó de la consideración en esa posición a Javier Correa , hoy en Atlas de México y un año y diez centímetros más grande. Dybala se cansó de convertir y por eso, tras 38 partidos y 17 goles, pasó al Palermo de Italia. Allí también llevó el 9, tuvo excelentes registros como goleador y el propio DT, Genaro Gattuso, ya preveía que era "un crack, con mucha fuerza y velocidad". 

Su gran salto en Europa coincide con su primera convocatoria a la Selección que dirigía Martino. Pasó a la Juventus a mediados de 2015 y en octubre fue citado para jugar doble fecha de Eliminatorias. Sumó sus primeros 16 minutos frente a Paraguay en el Defensores del Chaco reemplazando a Tevez. Sí, como centro delantero. En noviembre, ingresaría por Higuaín tanto frente a Brasil como contra Colombia. También como nueve. Su bautismo como titular llegaría de la mano de Edgardo Bauza en septiembre de 2016. Compartió el ataque detrás de Pratto, con Messi y Di María, en la victoria con Uruguay en Mendoza. Se fue expulsado a los 46 minutos. Lío lo consoló tomándolo de la cabeza. El capitán argentino también padeció los sinsabores de los debuts en la Mayor. La casualidad los unía.     

"Va a parecer raro lo que voy a decir, pero es un poco difícil jugar con él (Messi), personalmente porque jugamos en la misma posición. Seguramente yo tenga que adaptarme más a él". Para muchos un acto de sinceridad brutal del propio Dybala en la previa del duelo por Champions frente al Barcelona en septiembre de 2017, días después de que la Selección empatara con Venezuela en River -iniciaron Messi, Icardi y Dybala- y quedara muy complicada para el Mundial. Para Messi, con una breve charla bastó para aclarar todo. Pero la estadística es contundente: luego de esa frase, Jorge Sampaoli optaría por ambos en cancha en partidos oficiales sólo por 22 minutos, aquel fatídico 0-3 frente a Croacia en Nizhny Novgorod.

Luego de la frustración, la renovación. El comienzo de la era Scaloni lo tuvo como titular en tres de los primeros seis amistosos. Pero en New York tras el 0-0 con Colombia el entrenador tuvo que salir a desmentir un posible cortocircuito con el cordobés. Su primer gol en la Mayor llegó dos meses más tarde, en noviembre de 2018 reemplazando a Icardi en los últimos minutos del 2-0 con México en Mendoza. Recién en marzo de este año llegaría Messi a este equipo en formación. Y recién en el último partido de la Copa América, Dybala sería titular en la competencia porque Lautaro Martínez estaba suspendido. Convirtió su primer gol y compartió con Agüero y Messi la delantera

El derrotero por la Selección lo llevó a ser variante en distintos partidos y por diversas necesidades, entre otros, de: Tevez, Higuaín, Nico Gaitán, Enzo Pérez, Exequiel Palacios. Sergio Agüero, Lautaro Martínez, Nicolás Tagliafico. Y también de Messi, con quien combinó poco. En el último partido frente a Uruguay fue nuevamente titular en el tridente con el capitán argentino y Agüero. Pero más allá de formar parte de las 21 convocatorias del entrenador de Pujato, sólo fue de entrada en 8 partidos. En 6 de esos 8 no estaba Messi.  

De aquí al comienzo de las Eliminatorias el de Laguna Larga asoma como variante en ataque, pero pensado en palabras del jugador, como nueve. Su posición original. La que lo vio brillar en Italia. Donde tiene el segundo mejor registro en un comienzo de temporada: 16 partidos entre Serie A y Champions, con 7 goles. La regularidad de lo cotidiano en  Europa ante la incertidumbre de los desafíos con la camiseta argentina. La historia de aquel goleador que descubrió Darío Franco en 2011 y que todavía no pudo explotar en la Selección. El 2020 asoma como una nueva prueba para él, pero también para todo un grupo de futbolistas.     

Comentarios