Internacional

Cruzando el continente por el fútbol: los jugadores africanos en América

La locura desatada por Emmauel Adebayor y su llegada a Olimpia hizo que busquemos para recordar, grandes jugadores africanos en las ligas de América
 

Emmauel Adebayor

Emmauel Adebayor

Una rareza en el mundo del fútbol es que jugadores que en general buscan a Europa como destino futbolístico para desarrollar sus carreras lleguen a disputar los torneos más difíciles del mundo, según ellos mismos. 

El primero que vamos a repasar es el más reciente refuerzo de Olimpia de Paraguay, el togolés Emmanuel Adebayor. Delantero, capitán de su selección, que ha jugado en grandes equipos de nivel mundial. El goleador tuvo la dicha de participar en Arsenal, Manchester City,  Real Madrid, Fenerbache, entre otros.

Llegó en este mercado de pases al equipo paraguayo con la ilusión de conquistar la Copa Libertadores de América, el torneo que siempre quiso jugar, según sus palabras. Debutó oficialmente en el clásico ante Cerro Porteño ingresando en el segundo tiempo por otro histórico: Roque Santa Cruz, quién lo convenció de llegar a Paraguay, ya que son amigos de cuando fueron compañeros en el Manchester City (2010-2012). El crack africano disputó su último partido ante Defensa y Justicia por la Copa Libertadores.

Los futboleros recuerdan con mucho dolor al jugador camerunés Fraoncois Omam-Biyik, verdugo argentino en el debut del Mundial 1990. Nadie olvida el tremendo salto del delantero, el error de Pumpido y la mayúscula sorpresa de la derrota del campeón del mundo ante una selección menor como era Camerún.

El habilidoso delantero forjó la mayor parte de su carrera prestando servicios en diversos equipos del balompié francés, entre ellos Olympique de Marsella y Lens como los más conocidos. En 1990, Omam-Biyik llegó a México, más precisamente al equipo más poderoso del país: Águilas de América. El equipo mexicano tuvo en el entrenador holandés Leo Beenhakher, un trotamundos que reforzó a las águilas con jugadores de varias ligas. El delantero camerunés convirtió 49 goles en tres temporadas dejando un grato recuerdo.

Antes de quedar en el recuerdo por no poder sacarle la pelota a Juan Román Riquelme en la final de la Intercontinental 2000, Njitap Geremi estuvo en Sudamérica. Tres años antes, en 1997 el defensor camerunés jugó en Cerro Porteño de Paraguay. Llegó con 18 años y disputó sólo un torneo en el equipo franjeado. No se adaptó al fútbol paraguayo y emprendió viaje a Turquía, donde un año después sería comprado por Real Madrid y enfrentaría a Boca.

Uno de los mejores futbolistas de la historia de Zambia fue Kalusha Bwalya. Un delantero rápido, potente y goleador que jugó en varios equipos africanos con suerte dispar hasta que llegó a PSV Eindovhen de Holanda. Ahí conoció al entrenador Leo Beenhakher, que lo llevó a jugar en las Águilas de América. La dupla que formó con el camerunés Omam-Biyik es recordada por los mexicanos como las águilas africanas del gol. Su carrera prosiguió en el país azteca en donde llegó a jugar en seis diferentes equipos. En la actualidad es presidente de la Federación Zambia de Fútbol.

Esta es la más particular de todas las historias. Un jugador camerunés, nacionalizado uruguayo para no tener cupo de extranjeros e ídolo de Nacional. Pierre Webó llegó con 17 años proveniente de Bandjoun, un poblado de 7000 habitantes en el oeste más pobre de Camerún. Jugó en Tacuarembó y fue comprado por Nacional de Uruguay donde se nacionalizó charrúa. Convirtió 15 goles en 21 partidos, lo que le valió su transferencia  a Osasuna de España. Tanto lo quieren en Nacional que volvió, con 36 años a jugar con la camiseta del bolso a modo de homenaje en dos partidos oficiales.

De un continente a otro, jugadores africanos que viajaron miles de kilómetros para llevar su amor por el fútbol a estas tierras.

Comentarios